23 octubre, 2021

El hosting en su interior

 

Podemos definir al Hosting como una empresa especializada en almacenar nuestro sitio web dentro de sus propios equipos. Se trata de equipos mucho más grandes que nuestro ordenador, y sobre todo, diseñados específicamente para almacenar en sus memorias cientos de páginas web.

Estos equipos son los conocidos servidores, que funcionan conectados a Internet, y permiten que cualquier persona que navegue por el inmenso océano de la red pueda acceder y ver nuestro sitio.

Una de las ventajas principales de los sitios de Hosting es que poseen una velocidad muy alta de conexión a Internet, además de tener la capacidad de alojar sitios y plataformas web de varios cientos de miles de clientes en muchos servidores.

Básicamente, el servicio de alojamiento web es el alquiler de un espacio, dentro de los miles con los que cuentan esos servidores, para que nuestro sitio tenga un determinado lugar en la web.

Las grandes empresas dedicadas al alojamiento web operan en espaciosos edificios que albergan gran cantidad de servidores dentro de su propio centro de datos. Mientras tanto las pequeñas empresas de Hosting suelen alquilar espacios en los servidores de las compañías grandes, y a la vez subalquilar este espacio a sus propios clientes mediante el cobro del servicio. En este sentido, no se puede obviar que como todo servicio tercerizado, el coste del de las empresas pequeñas es generalmente un poco mayor que el prestado directamente por las grandes proveedoras. De cualquier forma, la calidad de alojamiento de muchas empresas pequeñas es similar al que prestan sus referencias. Por otra parte, las compañías de Hosting consolidadas ofrecen un servicio adicional de mantenimiento de nuestra cuenta.

Es importante agregar que los grandes centros de datos destinados al Hosting cuentan con altos niveles de seguridad, tanto del edificio en general, como en lo referente a la seguridad de los alojamientos y datos. Una de las principales medidas de precaución que suelen tomar estas empresas es la conservación de copias de seguridad por si se produce cualquier tipo de falla en los sistemas.

Cada prestador de servicios de Hosting tendrá sus propios planes de alojamiento web y sus costos particulares de almacenamiento. Para los principiantes en el mundo de los alojamientos web o Hosting, hay que tirar de predisposición y paciencia para preguntar todo lo que no se entienda, y todo lo referente a los aspectos técnicos del servicio, ya que suelen ser los más complejos de entender.

Sin embargo, pese a las particularidades de cada plan de hospedaje web, hay rasgos comunes a todos ellos:

*Servidor Server Type: es el software que utilizan todas las empresas de alojamiento web. Entre ellas se pueden destacar Windows 2000, Unix y Linux. El tipo de servidor con que opera la empresa de Hosting adquiere importancia cuando se trata de páginas de cierta complejidad, pero cuando tienen que alojar a web sencillas no es un dato relevante. Asimismo, si lo deseamos, podemos requerir un servidor que nos proporcione páginas dinámicas o funciones de bases de datos específicas.

*Espacio permitido del disco: se refiere al volumen de espacio que el proveedor de Hosting proporciona a nuestro sitio web. Esta cifra se suele medir en Gigabyts. Existen planes que ponen a nuestra disposición espacios ilimitados en los servidores.

*Ancho de banda: es una referencia importante, puesto que mide la cantidad de tráfico que puede visitar nuestro sitio web en el plazo de un mes. El volumen de datos transferidos desde el servidor hasta el navegador de los visitantes de nuestra página, constituye el ancho de banda. Algunos servicios de Hosting ofrecen un ancho de banda ilimitado. En general, los sitios web estándar no requieren mucho ancho de banda, en contrapartida con los archiconocidos Google o Yahoo, que necesitan uno especialmente masivo.