25 octubre, 2020

¿Quién teme al Pingüino Feroz?

A ver si es verdad. A ver si se premia a los escritores honrados, aunque sea a costa de castigar a los deshonestos o a aquellos que, ya que pagan un euro por cada quinientas palabras, se conforman con que les entreguen un trabajo como el monstruo de Frankenstein, construido a base de trozos ensamblados de otros.

La noticia es que el algoritmo de búsquedas de Google que se ocupa de gestionar los enlaces, Penguin, se ha actualizado. Así lo comunicaba Matt Cutts, que también explicaba que la versión 2.0 del Pingüino va a traer una serie de cambios que pueden afectar al SEO de nuestras páginas.

La idea  del buscador es que los usuarios obtengan los resultados que mejor se adapten a lo que necesitan. Con tal objetivo, el gigante de Mountain View posee dos algoritmos, que son Panda, encargado de revisar el contenido y Penguin, que, como ya hemos mencionado, gestiona los enlaces.

Contra sombreros negros y piratas de todos los colores

Pues bien, según Cutts, esta actualización del Penguin está pensada para penalizar los blogs y webs que hacen uso del “black hat SEO”, o SEO fraudulento, con prácticas como el keyword stuffing. El mismo Pingüino ofrecerá las herramientas apropiadas para evitar el hackeo, reduciendo el spam de links y la piratería.

Si nos paramos a analizarlo, esta actualización no supone cambio radical alguno en el algoritmo de búsqueda en sí, sino una evolución hacia la excelencia en la calidad para el usuario final. De este modo, Google tiene en cuenta ciertos factores que permiten ajustar los contenidos a las nuevas exigencias de Penguin, de forma que no se vea perjudicado nuestro posicionamiento.

Vigilancia a los enlaces

Para empezar, aunque todavía es positivo tejer una gran red de enlaces, hemos de asegurarnos que estos apuntan hacia sitios de confianza. De no ser así, Penguin creerá que son spam, lo puede acabar con nuestra página fuera de los resultados de búsqueda.

Sin dejar de lado los enlaces, Google empieza a tener en cuenta la velocidad de crecimiento de estos. Salvo por determinados virales, el buscador sabe que la velocidad de crecimiento de los enlaces es relativamente lenta, de modo que si de repente proliferan los enlaces a un sitio en muy poco tiempo, Google va a marcarlo como sospechoso.

Desterrar el plagio

Otro de los avances del nuevo algoritmo es que va empezar a penalizarse seriamente el copia-pega y los enlaces cuyos sitios llevan a webs con el mismo contenido que la nuestra. Así, se premia la originalidad: de nada vale enlazar al original si este es idéntico al nuestro. Google entiende que deben enlazarse las fuentes, sobre todo si se trata de sitios de confianza, pero creando nuestros propios escritos, no copiando el trabajo de otros.

Un último apunte: es evidente que el SEO y el Social Media van de la mano, de modo que el buscador tiene en cuenta las redes sociales cada vez en mayor medida. Es por eso que siempre es bueno estar presentes en ellas.

En resumen: desde Google se busca el premio a la calidad antes que la cantidad, lo que va a afectar, seguro, al SEO de una buena cantidad de webs y blogs. Sobre todo a aquellos que se toman el SEO a la ligera o que se ponen el sobrero negro a la hora de trabajar en este campo.

En este enlace, encontraremos un artículo muy interesante que nos ayudará a identificar, de forma muy eficaz, si nuestro sitio web ha sido penalizado por esta u otra actualización del algoritmo de Google.