Registro de dominios

En forma resumida para introducirnos en el tema, es de orden indicar que un dominio es un nombre con el cual una empresa, organización o persona civil, puede ser identificada en Internet por cualquier usuario en el mundo. Estos nombres de dominios son únicos y una vez contratados no quedan más disponibles para la venta.

En realidad el nombre del dominio, suplanta la real dirección de un sitio que es numérica, y debido a la gran cantidad de sitios que existen en Internet, es un número imposible de memorizar, por lo cual se convino en suplantar este número de 12 cifras por un nombre común que se asocie como el nombre de una empresa.

Existen varios tipos de dominios, que básicamente podemos dividir en dos grandes grupos, los dominios genéricos y los dominios territoriales. Los dominios genéricos conocidos como gTLD ( geographical Top Level Domain ), son universales son los de primer nivel, dentro de éstos los más conocidos son los .com, .net, .org, pero existen otros que se adaptan a los objetivos de la organización u obtetivos de personas. En un principio los .com estaban destinados a sitios comerciales, los .net a los relacionados con la red y los .org para otras organizaciones pero en la actualidad son de uso libre siempre que estén disponibles.

Otros dominios genéricos son los .info y .biz, que son similares a los anteriores pero deben ser contratados como mínimo por dos años. Los .mobi son pensados para empresas vinculadas a teléfonos móviles o smartphones, los .name son dominios pensados para personas particulares, brindando la posibilidad de registrar su nombre propio como dominio.

Por otro lado los dominios territoriales, también llamados ccTLD (country code Top Level Domain ), son dominios de primer nivel que están asociados a un país específico y agrega dos letras identificatorias del país al final del dominio genérico separada por un punto.

Los registros de dominios encuentra a empresas especializadas que permiten la búsqueda de manera sencilla de los dominios disponibles con su correspondiente valor, ya que comercialmente algunos nombre por diferentes razones son más buscados que otros y como toda ecuación de oferta-demanda, esta situación los valoriza de diferente manera. También es de orden comentar que existe todo un negocio que gira alrededor de los dominios que ya son considerados un bien de inversión para lograr beneficios.

La contratación de hostings u hospedajes una vez comprado el dominio, es también otra acción que requiere de ciertas precauciones siguiendo con el objetivo de lograr que los resultados sean positivos.