Camisetas: la prenda del verano

Camisetas con tu logo

Los regalos publicitarios son una de las estrategias publicitarias más populares y más efectivas a la hora de acercar nuestra marca al gran público (o a un target concreto) de una manera que, pese a resultar “intrusiva” en el buen sentido de la palabra, supone algo positivo para la audiencia, pues les ofrecemos productos prácticos y vistosos.  

 

Uno de los factores más tenidos en cuenta a la hora de escoger los regalos promocionales de una marca o de una empresa es la estacionalidad: si bien hay compañías que quieren seguir una línea corporativa muy clara (lo cual implica una serie de regalos publicitarios muy concreta), también existen muchas marcas que gozan de cierta flexibilidad a la hora de ofrecer diferentes regalos a la audiencia, aprovechando las diferentes estaciones del año o eventos determinados para crear un mayor vínculo.

 

Las camisetas son para el verano

 

Sin duda alguna, uno de los productos estrella que funcionan increíblemente a la hora de ejercer como regalos promocionales son las camisetas publicidad. En verano, las altas temperaturas hacen que nuestra forma de vestir cambie completamente, optando por prendas frescas (en muchas ocasiones poco formales) que utilizamos tanto para nuestros ratos de ocio como para estar en casa. Las camisetas son una de las piezas de ropa más comunes durante la época estival, y por eso funcionan a la perfección como regalo publicitario: algo que resulta útil, práctico, ponible y que aporta una gran flexibilidad a efectos de diseño para las marcas.

 

Personalizando el diseño

 

Si algo que las empresas tienen muy en cuenta a la hora de escoger sus regalos promocionales es que estos tengan una doble faceta: la primera, que coincidan y sirvan para corroborar su identidad corporativa. En ningún caso uno de estos artículos puede servir para emitir un mensaje contrario al que extiende la marca, ya que sería totalmente contraproducente.

 

En segundo lugar, los regalos han de servir para, está claro, promocionar nuestra marca, hacerla familiar y reconocible a través de un mensaje tan positivo como es un obsequio. A la hora de escoger el diseño de un producto, las marcas se cuidan mucho de seguir la línea editorial fijada por la empresa, tanto en el uso de los colores como a efectos de resultar más discretos o llamativos. Por esa razón, las camisetas funcionan tan bien: resultan un regalo neutro, que ofrece un lienzo en blanco para que cualquier empresa pueda plasmar su logotipo, su frase promocional, su icono, etc. y escogiendo los colores corporativos o que considere más efectivos.

 

Publicidad extra

 

Otro de los factores a tener en cuenta en el caso de las camisetas publicitarias es la promoción extra que obtenemos en el momento en que alguien las utiliza. Hay que tener en cuenta que es una prenda de ropa que es muy posible que sea utilizada en un contexto diferente que el del hogar; por lo tanto, no sólo habremos conseguido que la marca resulte familiar para la persona que la ha recibido, sino que ésta también propiciará que otras personas reconozcan nuestras marcas de identidad.